BIENVENIDO A LA EMPRESA: TU SEGUNDA CASA (II)

El pasado jueves introducíamos la temática de los Planes de Acogida describiendo algunos ejemplos de lo que hacen grandes empresas como Google o Microsoft cuando han de recibir al personal de nueva incorporación.

Pero no queremos dedicar esta segunda parte a elaborar un decálogo de los pasos a realizar para hacer un perfecto Plan de Acogida, ya que tal y como comentábamos, una de las características principales de un buen Plan es el hecho de que cada organización ha de crearlo a su medida porque no existen requisitos fundamentales en su elaboración, ni unos contenidos perfectamente definidos.

Probablemente, nuestra empresa no se encuentre en el nivel de los ejemplos expuestos, y, por lo tanto, no pueda realizar una inversión tan alta como la descrita, por mucho de que estemos seguros de que una buena acogida garantiza que el colaborador comience a producir antes y se minimice el éxodo de nuestros nuevos talentos.

Pero ello no significa que no podamos aprovechar todas las ventajas que nos pueden ofrecer estos planes y realizar las adaptaciones necesarias para nuestra empresa.

Como primera idea debemos tener presente, según el experto Alaín Martín (“ El Plan de Acogida como instrumento de Eficiencia”, Capital Humano nº 276) que nuestro Plan de Acogida cumpla fundamentalmente dos objetivos:

1.- Que nos asegure la inversión que un proceso de selección supone. “No deberíamos considerar que nuestro proceso de selección ha terminado hasta que el nuevo empleado no haya tenido su acogida y hayamos hecho el oportuno seguimiento del mismo”

2.- Que facilite una rápida integración en el nuevo entorno. “Incorporar a una persona es lograr que el empleado entienda, se comprometa y contribuya activamente en el logro de los objetivos de la compañía. Para ello, debemos mostrarle el puesto de trabajo y la empresa con altas dosis de realidad, no creando falsas expectativas”

Una vez que seamos conscientes de dichos objetivos, debemos dedicar algo de tiempo a la preparación de la incorporación. Es importante que la persona que se incorpora conozca dónde ha de presentarse, a qué hora y el nombre de la persona por la que preguntar ( evitando así, frases como “ soy el nuevo”, “ es mi primer día”,…).

La preparación implica tener en cuenta aspectos tan sencillos y fáciles de controlar como la reserva del espacio físico dónde se ubicará, colocándole todos los medios materiales necesarios para su desempeño, darle de alta en la intranet de la empresa (si existiera), e informar al resto de compañeros del hecho de que se incorporará una persona nueva a la empresa, con lo que además de estar cumpliendo una función comunicativa importante, estaremos creando un buen clima entre todos los compañeros para la acogida informal que siempre se produce y que no podemos controlar.

Otra de las ideas a implementar será el asignarle previamente a una persona, que consideremos adecuada, para que le acompañarle en su primer día en la visita por la empresa, a su puesto y que le presentará al resto de compañeros. Esto fomentará la comunicación informal del nuevo. A esta persona debemos indicárselo con tiempo suficiente para que reserve este momento en su jornada para realizar esta labor. Incluso, si lo consideramos oportuno, podemos indicarle algunas pautas para su acompañamiento.

Es importante que esta persona que le acompañe le transmita, ante la ausencia de un manual de acogida, los valores y cultura de la empresa, cuales serán sus principales funciones, a quién dirigirse para cada asunto, los horarios de trabajo, cómo solicitar sus vacaciones, dónde se encuentran las cosas que puede necesitar, o los principales teléfonos que utilizará.

Tal y como hemos indicado, es importante adaptar estos consejos al tipo de empresa en la que estamos, y utilizar en esta acogida el sentido común de cómo nos hubiera a nosotros haber sido recibidos en nuestro primer día para sentirnos más cómodos y operativos lo antes posible.

Como hemos podido comprobar no es necesario realizar las acciones de acogida de Google o Microsoft para realizar un Plan de Acogida en nuestra empresa. Nunca con tan poco se pudo conseguir tanto en una organización.

¿ Será tan difícil a nuestros jefes adaptar estos pequeños consejos a nuestra empresa?

Quizás también es nuestra responsabilidad ser más proactivos, mostrándoles y convenciéndoles de la importancia y repercusión de establecer unos criterios para la acogida. Algo de culpa también nos toca.

S.M.C.

4 opiniones en “BIENVENIDO A LA EMPRESA: TU SEGUNDA CASA (II)”

  1. Sergio me ha encantado tu exposición, la verdad es que sería ideal que cuando te incorporases a un nuevo trabajo se siguiera esta especie de protocolo de actuación. Pero realmente pocas veces ocurre, en mi caso, casi nunca. He sido profesora sustituta en varios colegios privados y en realidad es casi como si te dijeran “el puesto es de la otra, búscate la vida mientras estás”. Claro todo esto de forma subliminar, nunca directamente… En cuanto a mi puesto actual que es en una ONG, ni siquiera se me ocurre preguntar cuándo podré cogerme las vacaciones, sé que es un derecho, pero aquí se piensa de otra manera…, será cuando se pueda, cuándo cuadre…
    Felicidades amigo.

  2. Es importante difundir estos aspectos que señalas, tan sencillos pero a la vez fundamentales para el recién llegado, ya que pueden significar la diferencia de comenzar o no con buen pie en una empresa… He visto tantos errores y omisiones sobre el particular, que sólo diré que a veces se hace énfasis en las cuestiones de fondo, pero se dejan de lado las más básicas y elementales.
    SM

  3. Hola María Isabel

    Muchas gracias por tus comentarios. La verdad que sería genial que estás prácticas se generalizaran a la mayoría de empresas. El objetivo de este artículo era mostrar que no es tan difícil de realizar y que no hacen falta inversionaes económicas para hacerlo, únicamente un poco de sentido común y motivación.

    Un saludo

  4. Hola Senior MAnager

    Primero darte las gracias por tu comentario y por ser seguidor de nuestro blog.

    Ciertamente todos tenemos experiencias de acogidas deficitarias en las que se prima aspectos irrelevantes y se obvian temas de gran importancia que ayudarían muchísimo a sentirnos bien y ser operativos en moenor espacio de tiempo. Se trata de un beneficio mutuo para la empresa y para nosotors.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *