VIRUS

He podido disfrutar de una maravillosa tarde dedicada a la lectura de un libro que me habían recomendado semanas atrás por su cercanía a los tiempos que nos está tocando vivir.

“Virus”, es un “relato sobre el peligro de los rumores en las organizaciones”, tal y como describe su propia portada. Editado por “RBA-Nueva Empresa” en el año 2007, está escrito por Ferrán Ramón-Cortés, autor de otros títulos de éxito como: “ La isla de los cinco faros” (2005), “El cuaderno de bitácora” (2006), “ Conversaciones con Max” (2007), y el reciente “El premio” (2008)

Este catalán de treinta y seis años, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales por ESADE. Tras una breve experiencia en el campo del márketing escogió la publicidad como profesión, dedicándose en los últimos años al estudio de la comunicación personal. Actualmente, compagina su trabajo de consultor en la agencia Paradigma FCM con los seminarios y talleres de formación en empresas, instituciones y universidades. Es además, un habitual colaborador de diversos medios de comunicación. (más información en http://www.ferranramoncortes.com/)

En “Virus”, podemos encontrar un relato de plenísima actualidad. Ferrán, a través de dos historias paralelas, reflexiona de la importancia de la comunicación interna en las empresas.

La historia se inicia en la pequeña isla caribeña de Saint John, donde aparece una extraña epidemia que ha causado dos víctimas y amenaza con infectar al resto de turistas. Esta noticia difundida en los periódicos, sirve a Ferrán como punto de referencia para ayudar a su amigo Alberto a entender que le está pasando en su empresa, donde dos personas han causado baja recientemente .

De esta forma, el autor se va adentrando en diferentes ejemplos extraídos del proceso de infección de un virus con los que nos explica claramente cómo los rumores que infectan la comunicación pueden desestabilizar las organizaciones.

Sin duda, en estos tiempos en los que ,según podemos leer en todos los medios, uno de los agravantes de la situación económica actual es la desconfianza, una comunicación infectada puede llegar a hundir cualquier empresa.

Imaginemos los efectos que podría tener hoy el hecho de que deliberadamente cualquier empresa de la competencia lanzara un rumor sobre la situación financiera de la nuestra: proveedores que no querrían surtirnos de mercancía por creer que no les llegaríamos a pagar, todo el prestigio de marca ganado durante años perdido entre nuestros clientes en un breve espacio de tiempo…, y entre nuestros propios recursos humanos, ¿ qué efectos nocivos podría tener? Desde la lógica incertidumbre inicial, la disminución del rendimiento progresivo, la posibilidad de caer en una indefensión aprendida, “ haga lo que haga no servirá de nada, para que esforzarme si vamos a cerrar,…” (learned helplessnes, Seligman), hasta la posibilidad de ver huir todo nuestro talento a otras empresas del sector por el miedo a perder sus empleos.

Reflexionemos, por tanto , sobre la importancia de mantener una adecuada comunicación con todas las personas que componen nuestra organización, pensando siempre el efecto de cada comunicado que realizamos o que dejamos de realizar.

Alrededor de todos estos temas gira esta interesante historia, narrada con una gran agilidad por Ferrán Ramón-Cortés y que concluye proponiéndonos 8 “acciones- vacunas” que podemos llevar todos a cabo en nuestros respectivos entornos para conseguir una buena comunicación interna e inmunizarnos contra los “rumores”.

Se trata, sin duda, de una de esas lecturas de cabecera que recomendamos para el buen funcionamiento de cualquier empresa. Y tal y como dice el propio autor: “ Antes de hacer circular una información, deberíamos estar completamente seguros de dos aspectos fundamentales: de que la información es absolutamente cierta y de que el hecho de hacerla circular contribuirá positivamente al funcionamiento de la organización. Si no es así, lo que hacemos circular no es la información. Es un virus”.

S.M.C.

4 opiniones en “VIRUS”

  1. Muy bueno, sí señor… y me compraré el libro. La comunicación interna en las empresas es un gran talón de Aquiles. No es únicamente dar la información sino hacerla entender correctamente. Y es increíble pero qué complicado resulta hacerlo bien.

  2. “Comunicar” algo en apariencia tan sencillo pero a la vez tan complejo. Muchos empresarios no han aprendido que comunicar correctamente es fundamental para que la empresa funcione bien. Pero ¿quieren aprender a hacerlo?

  3. Estoy totalmente de acuerdo. ¡Que importante es saber transmitir!. En cualquier contexto de la vida, cuanta más información tengamos mucho más sencillo nos resulta responder a nuestro entorno.

    Esta simple reflexión, trasladada al mundo empresarial, considero se hace imprescindible, máxime si pensamos en “el contrato emocional” que cada uno de los empleados “firma” con su empresa una vez se incorpora: Yo, empleado, me comprometo a desarrollar todo mi potencial y aplicar mi capacidad en pro de “un producto empresarial” que llevará, en una porción ínfima, mi sello personal… Por otro lado, y para que esta dedicación, disposición e “identificación con la compañía” (¡gran competencia!), resulte efectiva y, hasta si me apuras, “natural”, la contraprestación a facilitar por la Organización debería ser la Transparencia, el Apoyo, la Claridad y, sobre todo, la HONESTIDAD para con ese empleado. He aquí “la cepa” del virus comentado. El germen del problema.

    Cuando un amigo percibe del otro esta serie de valores, no hay duda de que la fidelidad entre ambos será plena…

    Como diría aquel, ejemplos tan sencillos como este son los que día a día me llevan a pensar como, en muchas ocasiones, “el Todo depende más que nunca de la suma de las partes”.

  4. J.M.M., estamos totalmente de acuerdo con tus ideas, nunca mejor acertado la importancia de una competencia como identificación con la compañía.

    Ciertamente, en muchas ocasiones la empresa reclama al empleado que muestre su parte del contrato emocional pero ésta no devuelve la parte que le corresponde de Transparencia en la comunicación, lo que puede generar rumores (virus) muy perjudiciales. Muchas gracias por tu reflexión. Muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *