CRÓNICA DE UNA MALA SELECCIÓN ANUNCIADA

Los porteros de discoteca no han disfrutado, hasta ahora, de buena fama. Más bien todo lo contrario, sobre todo cuando se han visto implicados en peleas o en actos de mayor gravedad como homicidios, como ha ocurrido en Madrid no hace demasiado tiempo. La Consejería de Presidencia, Justicia e Interior de esta Comunidad Autónoma decidió, vista la alarma social creada, convocar unas pruebas de selección de y de aptitud con el fin de profesionalizar y acreditar a este sector de trabajadores del ocio nocturno.

El periódico El Mundo publicaba hace un par de días un reportaje donde se mostraba qué características había tenido esta prueba; un periodista del citado rotativo se presentó a las pruebas con el fin de poder informar de la misma. Para presentarse a la convocatoria bastaba con ser mayor de edad, carecer de antecedentes penales y ser español o en el caso de ser extranjero tener regularizada la situación en España.

Las pruebas consistían en dos ejercicios, una de conocimiento de 50 ítems y otra psicológica, de 30 ítems. El test de conocimiento contenía cuestiones que versaban sobre derechos y deberes fundamentales de la Constitución Española, nociones básicas de delitos contra las personas y contra la libertad y seguridad, la omisión del deber de socorro, atentado o falta de respeto a la autoridad o sus agentes, así como delitos contra la salud pública.

Lo curioso es que, gracias al trabajo de este periodista, hemos podido conocer el contenido de algunas preguntas, y lo que es más grave, el contenido de las posibles alternativas de respuesta (pongo aquí algunos ejemplos):

Para ser portero de discoteca hay que…
a) Hablar dos idiomas
b) Tener permiso de armas
c) Medir 1’90
d) Ser mayor de edad

Una de las respuestas a “Es obligatorio tener un libro de reclamaciones…” era “Sólo en las bibliotecas”, y ante el planteamiento de qué hacer “Si hay una pelea…” se proponía “Lo ideal es intervenir y, si se puede, sacar algún arma para intimidar”, “Vender drogas en la calle… No es delito, pero sí una falta de respeto a los viandantes” o “Si un cliente lleva una camiseta con símbolos racistas… Tendrá preferencia de paso en la entrada sobre los demás” eran otras de las contestaciones que eran erróneas, pero también cuanto menos llamativas.

En cuanto al test psicológico, algunos ejemplos eran: “¿Qué prefieres, tener diarrea en tu noche de descanso o mantener relaciones con una persona que crees que tiene una enfermedad de transmisión sexual?”, “¿Prefieres ver cómo disparan a una persona en la calle o que te duelan las muelas dos días?”, y un gran número de preguntas relacionadas con el alcohol, del tipo:”¿Está de acuerdo con esta afirmación? Para trabajar mejor me tomo antes unas copitas”.

¿Cómo vamos a pretender dar una imagen seria con este tipo de pruebas? Lo primero que ocurre es que todos las personas que de algún modo u otro estamos trabajando en ámbitos relacionados con la selección y la formación quedamos en una situación poco honrosa, desprestigiada y en general, poco profesional.

¿Qué índice de fiabilidad y validez pueden tener estas pruebas?¿Qué competencias se supone que querían medir?¿Quién se encargó de redactar este tipo de cuestionarios?

Oliver Serrano León

Fuente: www.elmundo.es

9 opiniones en “CRÓNICA DE UNA MALA SELECCIÓN ANUNCIADA”

  1. Pero lo peor de todo es que sólo han pasado las pruebas 4 de cada 10, y eso que aún queda que justifiquen que no tienen antecedentes.

    Un dato gracioso (por llamarlo de alguna manera) es que a varios que les entrevistaron en una emisora de radio al finalizar la prueba, decían que “se habían pasado con el examen”.

    COMPARTO TU TRISTEZA

  2. Gracias por tu comentario. Sinceramente no creo que el nivel que se exigía fuera demasiado alto, pero sobre todo me preocupa la poca transparencia con que se realizan este tipo de pruebas. Los profesionales que de la psicología y ciencias afines hacemos muchos esfuerzos para que estas disciplinas sean precisamente eso, ciencias. Pregunto denuevo, ¿qué indices de fiabilidad y validez tenían las pruebas de personalidad que se pasaron?

  3. Pues respecto a esta pregunta, símplemente decir que jamás he pasado una entrevista de trabajo con menos de 100 preguntas psicotécnicas. Además, las preguntas en cuestión, si son como las que expones, me dan fiabilidad cero.
    De hecho, supongo que lo pusieron fácil a propósito, ya que es necesario que haya “porteros” en las discotecas.
    Una curiosidad: si sólo han pasado 4 de cada 10 estos test, ¿cuantos habrían pasado si les hubiesen puesto un psicotécnico “normal”?
    Un saludo

  4. Hola de nuevo, sólo puntualizar un dato: el examen lo aprobaron un 63,5% de los aspirantes, un poco más de lo que dices. En principio, el número de items de un test no tiene correlación con su fiabilidad o validez (un test puede ser muy válido con unos pocos ítems y otro con 500 ítems no ser nada válido y/o fiable). En cuanto a la sencillez de las preguntas, no voy a entrar a discutir si deberían haber sido más difíciles o no (aunque algunas son de risa, todo sea dicho); sólo me precupa qué competencias eran las que se estaban midiendo y cómo se midieron

    Un saludo

  5. Perdona, tienes razón, he bailado los números. Como tu bien dices, suspendieron 4 de cada 10.
    También es verdad que la cantidad no hace calidad, pero mejor que haya mayor cantidad de calidad.
    Con lo facil que sería poner guardias jurados.
    En cuanto a las competencias,si en teoría sólo son controladores de acceso, con un conocimiento de la normativa valdría.
    El caso es, que pese a quien le pese, existe gente en las discotecas (clientes) con comportamientos puntualmente violentos debido al consumo de alcohol y estupefacientes (es la realidad), y que además en los conocidos “afters” se puede encontrar en muchas ocasiones a la “crem de la crem”, por lo que es necesario que en ocasiones puntuales tengan que actuar este tipo de individuos que se han presentado a los tests.
    Que conste que soy consciente que también existen porteros “normales”.
    Un saludo

  6. Yo también veo lógico que se hagan unas pruebas donde se valoren las competencias adecuadas al puesto. Lógicamente, tal y como tú dices, estas personas pueden enfrentarse a situaciones no demasiado agradables y deben tener una mínima preparación. En cualquier caso, por lo menos ahora aunque dudemos si las pruebas han valorado lo que debían valorar, estos trabajadores van estar identificados como tales.

    Saludos

  7. Buenas Oliver,

    Hoy he leído un nuevo dato sobre este tema (http://www.abc.es/20090404/madrid-madrid/cien-porteros-discoteca-quedan-200904040553.html) en el dicen que 98 de los “aprobados” han sido eliminados por tener antecedentes penales. Es decir, un 6% de los aptos. Este dato da por lo menos intranquilidad.
    Sería interesante conocer cuántos de los posibles aspirantes (incluyendo los que no se presentaron al examen) tienen antecedentes.

    Queda claro que es necesario que haya un control sobre esta profesión y entiendo más tus dudas sobre la validez o no de las pruebas y qué es lo que quieren medir.

    Un saludo

  8. Gracias por avisarme de la noticia. Lo que veo un poco incoherente es que estas personas se hayan presentado al examen sabiendo que tenían antecedentes penales…raro no?

    Saludos

  9. Pues han pasado el test de inteligencia. Más raro aún ¿no?.
    Creo, como ya suponíamos, que estos test no pueden tener mucha credibilidad ni fiabilidad.

    Lo peor es que ahora van a estar respaldados por un certificado acreditativo (los que han pasado).
    Obviamente seguimos excluyendo de estas críticas a los “normales”.

    Pero además, de los más de 10000 porteros de disoteca censados, sólo se presentaron algo má de 2500. ¿Sería por este motivo?

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *