NO SOLO DE TALENTO VIVE EL HOMBRE

Hace un par de días, la revista francesa de fútbol So foot publicaba las siguientes declaraciones de Carlo Ancelotti, entrenador del AC Milán, acerca de Ronaldinho, uno de sus jugadores estrella:

“Jugadores como Ronaldinho basan todo su fútbol en el talento. He entrenado a muchos jugadores y la mayoría se cree que marca la diferencia sólo con el talento, pero no es cierto. En el fútbol moderno si no tienes una buena condición física y no trabajas en los entrenamientos es más difícil brillar en el campo”. Me han llamado la atención estas declaraciones. Creo que el entrenador da en el clavo con su concepto de talento; lo ve como un potencial, pero que debe de estar acompañado de trabajo para poder desarrollarse.

Tal y como expresa continuamente J.C. Cubeiro el talento se “forja”, es necesario un potencial, continuas horas de aprendizaje (que podríamos comparar con el “efecto de las 10.000 horas” explicado correctísimamente por Malcolm Gladwell en su libro “Outliers. The store of success”) pero además, es necesario el componente actitudinal y la motivación por querer desarrollarlo.

Es incontestable el talento que ha demostrado Ronaldinho para la práctica futbolística porque tiene un potencial innato, tiene un balón en los pies desde su primer año de vida ( ya habrá superado por tanto sus 10.000 horas de práctica) pero quizás por haber conseguido el triunfo desde muy joven, por la cantidad de dinero que ya posee, o simplemente porque ha perdido la motivación por este juego, su rendimiento ha bajado considerablemente, y ya no es considerado como el mejor jugador del mundo.

Cualquier buena máquina necesita un mantenimiento, cambio de piezas, engrase, etc. En el caso de la máquina de hacer fútbol que es este jugador, parece de alguna manera que se ha quedado obsoleta; ¿Necesitaría un buen coach personal Ronaldinho para volver a estimular sus capacidades? ¿Qué puede hacer este jugador para que su talento no se quede estancado?

Oliver Serrano León, Sergio Martín Corzo

2 opiniones en “NO SOLO DE TALENTO VIVE EL HOMBRE”

  1. Buenas.

    El talento es algo innato, pero de poco vale si la constancia y el trabajo continuo en el aprendizaje no va unido.

    Que de dos palomas no sale un aguila es un hecho, el talento esta ahi, pero que el aguila por dejadez puede acabar comportandose como una paloma es un “hecho”.

    El talento es un privilegio que se debe de cultivar, porque es algo muy facil de atrofirse.

    Un saludo

  2. Gracias por tu comentario Jose Luis. Me ha encantado el ejemplo que pones de la paloma y el águila; creo el fútbol ya nos ha dado bastantes ejemplos de como un fuera de serie se puede convertir en un jugador mediocre, precisamente por la falta de constancia trabajo continuo, tal y como tu dices.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *