Twitter como vía de formación continua

Hoy tengo el placer de compartir post con uno de los blogueros y tuiteros canarios más activos e implicados en la red, Ángel Cabrera. Si no lo conocen, recomiendo seguirle en su cuenta de Twitter y en alguno de sus blogs, publicados al final del post.


El gran descubrimiento de las redes sociales no son las herramientas tecnológicas en si mismas, a nuestro juicio, sino que han sabido centrar la actividad alrededor del usuario. Lo cierto, aunque se enfade algún que otro gurú del 2.0, es que Facebook o Tuenti podrían considerarse un foro y Twitter un chat, salvo que los primeros no están centrados en el tema de discusión ni el segundo en una sala de conversación.
En definitiva, en los recursos anteriores al 2.0 se seguía a una fuente de contenido, mientras que ahora se sigue a un perfil, a otra persona, que genera o recomienda contenido. Es una notable diferencia, ya que la red social nos permite interactuar con esa persona a la que seguimos, bien sea porque nos gusta como escribe, lo que opina o porque nos atrae, en términos generales, el contenido que aporta en la red. Al fin al cabo, lo mejor que tiene la filosofía 2.0 es que ese contenido lo generamos entre todos, y al igual que seguimos a mucha gente, otra tanta (más o menos), tiene la posibilidad de seguirnos si cree que aportamos algo de valor a la red.
Twitter es una red social de microblogging donde cada usuario aporta contenidos limitados a una cadena de 140 caracteres. Tiene sus propias costumbres y su propia subcultura, como en todo este tipo de herramientas. Cada quien va aportando en lo que se llama su “timeline” aquello que le merece su interés. Desde chascarrillos varios hasta enlaces a contenidos de alto nivel técnico. Tú decides a quien seguir y qué uso das (o qué aportas). Twitter no está hecho para buscar amigos; hace tiempo leí un tweet que, para mi gusto, define perfectamente la herramienta: “En Facebook buscas reencontrarte a las personas que ya conocías, y en Twitter esperas encontrar gente nueva”
Hay discusiones constantes en la red sobre si Twitter es red social, medio de comunicación o simplemente un vicio para matar el rato. Sea lo que fuere, Twitter nos permite obtener información de casi cualquier ámbito de manera actualizada y proveniente de diversas fuentes, y además podemos recomendarla a nuestros seguidores, criticarla o aportar algo más a lo que se dice. Sin duda, muchos de los contenidos expuestos en el timeline son útiles, pero no sólo a nivel informativo, sino a nivel formativo también, ya que disponemos a lo largo del día de numerosos artículos y enlaces de personas expertas (aunque a veces no tanto) en muchísimas materias. Nos atreveríamos a decir que actualmente no hay medio de comunicación más actualizado y dinámico que Twitter.
Hasta ahora, al menos en nuestro caso, cuando pensábamos en formación continua, se dibujaba ante nosotros un aburrido trámite de llenado de solicitudes, fotocopia de documentos y selección restringida de temática. Cada año procurábamos hacer 1 ó 2 cursos de 25 horas sobre temas muy concretos que pueden ir desde técnicas para hablar en público hasta montaje de vídeo. El hilo común era el interés particular por ese tipo de formación y a nivel genérico digamos que se centra en lo que puede ser un polifacético aspirante a community manager. La formación continua, gestionada a través de la Fundación Tripartita, ofrece sin duda un amplio espectro de actividades para el reciclaje profesional, con el único límite de 270 horas anuales, pero no cabe duda de que el catálogo de acciones formativas, por desgracia, se queda desfasado en muchas ocasiones y no va más allá de cursos con los mismos contenidos que hace diez años (aunque sería injusto generalizar y decir que “todos” los cursos son malos o arcaicos).
Los autores de este post compartimos un  “timeline” que está lleno, pues, de profesionales de la psicología y el coaching, los recursos humanos, formación,  periodismo, marketing, la programación, blogueros –quizás nuestra común predilección-, aspirantes a escritores y una ensalada de adictos al 2.0 con una guinda de personas con una especial sensibilidad por temas sociales y solidarios. Un batiburrillo que define perfectamente nuestro apetito de conocimiento, aquello que nos motiva al aprendizaje continuo.
Las aportaciones que realizan en 140 letras, pero sobre todo los enlaces a contenido que aportan van creando, en el tiempo, un hilo de formación continua que empiezas a apreciar a la distancia, cuando esas lecturas empiezan a repercutir en tu día a día habitual, sobre todo en el aspecto profesional.
El 2, yo te empujo a ti, tú me empujas a mí. El 0, nula resistencia a los cambios, total adaptación. El resultado, conocimiento en red.

Facebook + Jobsket: “Trabaja con Nosotros”, talento español al servicio del empleo Mundial

Hoy nos ha maravillado a todos la noticia de que nuestro querido Facebook podrá convertirse en el mayor portal de empleo del mundo gracias a una aplicación desarrollada con “talento español” desde la compañía Jobsket ( empresa que desarrolla tecnología semántica para el sector de los recursos humanos)  y que se denomina “Trabaja con nosotros”
La noticia ha copado todos los diarios digitales especializados en temas de recursos humanos. Y es que no es para menos, pues, una aplicación que, aunque inicialmente está disponible para España y Latinoamérica, próximamente podrán utilizar 500 millones de usuarios potenciales, ofrece unas grandes posibilidades para las empresas ávidas de reclutar talento a través de estrategias 2.0
Si en los últimos años las organizaciones han pasado rápidamente de solicitar curriculums en papel a través de la prensa o la radio, a requerirlos a través de mails, a poder tener formularios estándares en sus páginas web que les permitieran tratar esos datos en diferentes bases, a introducirse, no hace tanto tiempo, en las grandes posibilidades de las redes sociales profesionales como xing,  linkedin,…ahora se da un paso gigante en esta revolución de la selección del talento, como es disponer de la posibilidad de publicitar tus ofertas de empleo, recibir solicitudes y realizar marketing de tu empresa en esta economía globalizada en la que vivimos de una forma diferente. Y no es que pensemos solamente en el ahorro de costes de un proceso de selección con herramientas como esta, sino en el hecho de que se abre la posibilidad de tener un mayor número de candidatos con el perfil idóneo, y además, en el lugar del mundo en el que lo necesitas.
Podemos afirmar al mismo tiempo que todas estas ventajas estarán en nuestras manos a golpe de varios clicks, ya que, para utilizar la aplicación “Trabaja con nosotros”, las empresas sólo han de disponer de una página en Facebook que se puede crear de manera gratuita. La aplicación instalará una pestaña nueva, denominada “Empleo”, desde donde los futuros candidatos podrán acceder a las ofertas de trabajo de manera sencilla.
Para las empresas el poder publicar ofertas de trabajo en Facebook hace posible que puedan ser promocionadas dentro de las redes sociales de los candidatos, lo que significa llegar a un mayor número de futuribles trabajadores potenciales de una manera más rápida y ágil.
Para el candidato la aplicación también es sencilla de utilizar. Solamente, tendrá que acudir a la página de la empresa en Facebook y visitar su nueva pestaña de Empleo. En este espacio verá todas las ofertas disponibles y podrá inscribirse en las mismas, además de poder chequear el estado de sus solicitudes, o realizar su propia autocandidatura. Pensemos asimismo, que todo ello se realizará sin llenar largos cuestionarios, salir de la red, o mandar un solo mail ( ¿estaremos asistiendo en directo a la colocación de una pala más de arena que enterrará en uso del mail personal?)
Esta nueva aplicación está programada para ser utilizada de manera gratuita durante el primer mes. Pasado este tiempo la empresa ha de contratar uno de los planes de precios de Jobsket ATS (htpp://apps.facebook.com/jobsket)
Para algunos como nosotros que hemos trabajado tanto en el mundo de la orientación laboral, como en el otro lado de la barrera realizando selección de personal, con procesos de selección incluso masivos, se abre una nueva etapa de grandes cambios, y por tanto, mejoras en nuestro trabajo.
Por cierto, como nota bibliográfica de apoyo a los que nos iniciamos en este magnífico mundo, la pasada semana Amparo Díaz LLairó presentó su nuevo libro “El talento está en la red”, publicado con la editorial LID y que sin duda, en palabras de la editora Helena López Casares, constituye un manual “que ayuda a entender qué significan las redes sociales y cómo se pueden utilizar de forma eficaz en el reclutamiento”. Y es que, sin duda, como declara la propia Helena “las empresas que no se suban al carro de la era 2.0 se van a quedar atrás porque las mejores van a estar en la red”.
¿Nos subimos?
Sergio Martín Corzo

EMPLEO: SOLO NO PUEDES. CON AMIGOS SÍ

Fui de pequeño uno de los afortunados en poder disfrutar de La Bola de Cristal, aquel programa contemporáneo a la movida de los 80 y del que tantos buenos recuerdos tengo. El otro día me encontraba con un vídeo o sketch del programa que se titulaba “sólo no puedes, con amigos sí”, donde se observa a un muchacho que pretende jugar el solo al fútbol. La moraleja del vídeo es clara: para jugar al balompié, mejor con unos cuantos amigos.

Sin embargo, en muchas ocasiones creemos que hay ciertas actividades que debemos hacer solos, porque creemos que es nuestra responsabilidad. Uno de esos casos es la búsqueda de empleo. Nos encanta ir de cañas, juntarnos para hablar, hacemos barbacoas y quedamos con los amigos para que los niños jueguen juntos, pero con respecto al tema del trabajo, aunque comuniquemos a los demás que estamos en paro, no solemos usar el trabajo en equipo. Quizás somos un poco raros: por nuestros valores y educación estamos acostumbrados a ayudar a los demás, pero nos cuesta pedir ayuda a nosotros.
Incluso hay veces, aunque no la mayoría, en que ciertas personas que han perdido su trabajo son incapaces de contárselo a su propia familia, y aparentan ir a trabajar todas las mañanas porque no saben cómo comunicar esa pérdida a sus allegados. En todo caso, aquí hablamos de comunicación: hay gente que comunica su pérdida de empleo y búsqueda de uno nuevo, y gente que no es capaz ni siquiera de ello.
Pero quizás el concepto de comunicación se nos queda algo corto: hablemos de interacción. Las redes sociales y profesionales nos permiten interaccionar entre nosotros en tiempo real, y pueden darnos posibilidades interesantes en el contexto de la búsqueda de empleo.
Uno de los conceptos de los que más se habla últimamente con respecto a la búsqueda de empleo es el networking. Networking por aquí, networking por allá…no sólo encontramos ese palabro en asuntos relacionados con el trabajo, sino que viene a ser al mismo tiempo una de las más importantes causas y consecuencias de la filosofía 2.0
Con respecto al trabajo en red, significado literal del concepto anglosajón, algunos expertos y bloggers no dudan en mostrar su interés en el uso del networking para la búsqueda de empleo (pueden ver ejemplos en el blog de @seniormanager, el blog de @JoseLdelCampo o el blog de  @Yoriento), y sin embargo otros dudan de su verdadera eficacia (por ejemplo, en el blog de @David_Monreal).
Los que defienden el uso del networking hablan de la posibilidad de establecer contactos con profesionales similares a nosotros, o simplemente con personas que nos pueden aportar “algo”en nuestra vida profesional; sin embargo otras personas no ven las redes sociales y profesionales como verdaderas fuentes de reclutamiento. Una de las discusiones y debates más frecuentes es si se usan las redes como un fin en sí mismo o como un medio para llegar a otro fin. Sin embargo creo que el problema no es ese: debemos encontrar la escala de grises.
¿Escala de grises? Sí, busquemos un punto intermedio. En una sociedad donde tendemos a polarizarlo todo o a fabricar constantes dicotomías (bueno-malo, rojo-facha, normal-friki, etc), sería conveniente que examináramos la amplia de colores intermedios que van desde el blanco al negro, y más si hablamos de cuestiones como las redes en Internet. ¿Twitter es bueno? ¿Facebook es una tontería? Pues creo que sería como preguntarnos si la tele es mala o buena, o si los helados de chocolate son perjudiciales o no: si ves la tele 13 horas al día y te comes 8 helados diarios, probablemente son malo, malísimos, pero no si haces un uso adecuado de ello.
No se trata de que para buscar trabajo tengamos que poner un anuncio en la fachada de un gran edificio de la Gran Vía madrileña; simplemente podemos darle el uso adecuado a estas herramientas en la web 2.0. Hay personas que lo usan para promocionar su empresa, otras porque quieren conocer amigos, algunas para ganar concursos o dinero y otras con motivos profesionales. Pero hay algo en común en casi todos ellos: se interacciona, se lanzan mensajes y respuestas, se publican posts, se hacen retuiteos y los más importantes, se hacen numerosas desvirtualizaciones (recomiendo leer en este punto el último post de Fátima Martínez López)
Démosle el uso conveniente que creamos a las redes. Seguramente no conseguiremos trabajo a causa de ellas mañana, pero tampoco lo lograremos mañana mismo por mandar un CV por mail o inscribirnos en una web de empleo. Hagamos una búsqueda de empleo activa, pero también interactiva.
En resumen, y modificando un poco la frase que daba título al post, en el empleo solo no puedes, con networking quizás sea un poco más fácil.
Oliver Serrano León.

GOOGLE COMPRA FACEBOOK Y TWITTER, COMIENZA INTERNET 3.0

Ayer se confirmaba en los medios de EEUU la compra por parte del gigante de las búsquedas de las dos herramientas más usadas en lo que respecta a las redes sociales: Google ha hecho pública la compra de Facebook y Twitter.

Aunque se ha intentado mantener la discreción hasta el final de las negociaciones, en los últimos días los rumores se acrecentaban en varios foros norteamericanos, filtrándose a los medios algunos de los términos del acuerdo económico.

Según las últimas informaciones, Google pagará a Facebook 800.000.000 millones de dólares y a Twitter sólo 50.000.000 (se asegura que la cantidad a pagar a la red de microblogging está más que justificada, ya que sólo se permiten usar 140 caracteres). Microsoft no ha tardado en responder a esta agresiva estrategia empresarial, y ya ha hecho una oferta para comprar Linkedin y Xing, intentando de esta manera apropiarse de las redes profesionales; por el momento nada se sabe acerca de si estas conversaciones van a llegar a buen puerto.

Por su parte, el gabinete de prensa de Google en España, ha enviado una nota informativa con los principales cambios que sufrirán facebook y twitter:

A partir de ahora, habrá que subir fotos a Twitter ( un mínimo de 10, y por lo menos 2 deben ser de fiestas o eventos ociosos, donde se nos vea contentos).

Sólo se permitirán un máximo de 5 RT al día, para no saturar la red, y el contenido de los retuiteos será revisado por el administrador del servicio, para evitar posibles contenidos maliciosos.

En lo que respecta a Facebook, tendremos que tener como mínimo a 643 amigos, participar en al menos 23 juegos online y ser fan de 30 páginas. Si no se cumplen estos requisitos, seremos expulsados de la red social y tendremos que hacernos una cuenta en Hi5.

El objetivo final es la total integración de las dos redes. El próximo proyecto, que está en fase de experimentación, es crear un pendrive donde se incluyan ambas aplicaciones e implantarlo en el lóbulo occipital del cerebro de los usuarios, para no depender así de ningún portátil o teléfono movil. Vodafone y Movistar ya han mostrado su interés por ofrecer sus servicios vía Wi-Fi para la conexión de ese pendrive. Lógicamente, los posts en facebook y los tuiteos en twitter se harían a través de telepatía, captando el pendrive en tiempo real nuestros pensamientos y opiniones.

Con esta estrategia Google quiere pasar a Internet 3.0, donde la unificación de servicios sea la principal consigna y estemos conectados a la red permanentemente, como si fuera la realidad misma. No se descarta que en un futuro, en los paritorios de los Hospitales Públicos se de la opción de agregar un nombre de usuario a los recién nacidos y crearles un perfil nada más nacer. El Ministerio de Sanidad ha confirmado que va a haber una próxima reunión con Google España para aclarar estos aspectos y firmar un acuerdo de colaboración.

¿Qué opinas? ¿Estamos ante un monopolio 3.0? ¿Peligra el uso de las redes sociales?

Oliver Serrano León

P.D. 29/12/2009: Como muchas personas se habrán imaginado, la noticia es una tremenda inocentada ¿ha picado alguien?, aunque quién sabe lo que hará google en unos añitos. Gracias por las visitas y hasta el próximo 28 de diciembre. Saludos a tod@s

VOUYERISMO 2.0: ¿SÓLO MIRAS O TAMBIÉN PARTICIPAS?

En plena ebullición de las redes sociales y profesionales, muchas personas se hacen cuentas compulsivamente en diferentes servicios que nos ofrece actualmente la red. A quién le interesa un ligue más o menos fácil se inscribe en Meetic, los adolescentes con las hormonas a rebosar abren una cuenta en Tuenti, en dónde el número de fotos donde aparezcan etiquetados es directamente proporcional a su autoestima; los trabajadores que buscan aumentar sus contactos profesionales se apuntan a Xing o Linkedin, y en general, el común de los mortales está registrado en facebook, y algunos menos en twitter.

Tim O’Reilly se refería en la conferencia O’Reilly Media a la Web 2.0 como “una segunda generación en la historia del desarrollo de tecnología Web basada en comunidades de usuarios y una gama especial de servicios, como las redes sociales, los blogs, los wikis o las folcsonomías, que fomentan la colaboración y el intercambio ágil y eficaz de información entre los usuarios de una comunidad o red social.” La Web 2.0 era, al fin y al cabo, una web social por el enfoque colaborativo y de construcción social de esta herramienta.

Las redes sociales y profesionales han alcanzado en poco tiempo millones de usuarios, y no cabe duda de su utilidad: por un lado nos permiten estar en contacto con amigos y familiares de los que hacía tiempo que no sabíamos nada (ahora podemos saber dónde van de vacaciones y dónde se toman las copas) y por otra parte también nos dan la posibilidad de compartir información con profesionales de nuestra área de trabajo y estar al día de las publicaciones interesantes en la red.

Pero, curiosamente, muchas de las personas que se inscriben en este tipo de servicios son “pasivos”, es decir, tienen una una cuenta activa pero apenas hacen uso de ella. Podemos ver su perfil personal y profesional, pero no hacen una participación activa en la red. ¿Debe ser esta la filosofía 2.0? ¿Apuntarnos sólo por el mero hecho de hacerlo? Creo que no. No se trata de practicar un tipo de voluntarismo, en donde nos sintamos obligados a compartir información y contenidos, pero desde luego, si queremos que los demás compartan, también deberíamos tenerlo en cuenta nosotros.

Hasta el momento, y esperemos que nunca aparezca, no hay ningún dogma de fe que nos indique qué uso debemos darle a las herramientas 2.0: muchas personas sólo las usan para promocionar un producto, otras lo usan para dar a conocer ideas, pensamientos y reflexiones, y en general la utilización de estos recursos es tan libre como la libertad de la persona que los use.

Pero aunque estemos inmersos en el 2.0, hay muchos usuarios 1.0, o como mucho 1.5. Están en la red, pero la usan como vampiros, chupando bytes y píxeles. No nos cuentan nada, no comparten, no opinan y no se expresan. Hacen un uso plenamente unidireccional de la red: veo una cosa que me gusta, la cojo, la uso, la copio o la tiro a la basura, pero no hacen un trabajo colaborativo ni aportan nada a los demás.

Tal y como decía senior manager hace unas semanas, “el 2.0 debe ser una actitud”, más allá de que nuestro perfil aparezca en todas las redes posibles. Somos todos los que creamos esta comunidad, y si son sólo unos pocos los que de verdad hacen que funcione, estamos abocados a un 2.0, pero a medias.

¿Y tú? ¿Participas o sólo miras?

Oliver Serrano León

MICROLIDERAZGOS EN LA RED: MANIFESTACIONES 2.0

La semana pasada pudimos asistir a una de las mayores revoluciones en la red española debido a una disposición final del anteproyecto de ley de Economía Sostenible. La disposición polémica introduce la posibilidad de interrumpir Internet, previa autorización judicial, a aquellos abonados que descarguen archivos protegidos por derechos de autor. Además, el texto obliga a los operadores a “facilitar los datos” de aquellos “responsables” que estén realizando actividades presuntamente vulneradoras de los derechos de autor.

De todo esto se encargaría una comisión tutelada por el Ministerio de Cultura, lo que ha suscitado las críticas de la Asociación de Internautas y de cientos de miles de usuarios en la red que no consideran apropiado que no sea un juez el que se encargue de decidir si estas acciones son legales o no.

Paralelamente, en algunos blogs nacionales ( ver jmbolivar, yoriento, cloud consulting, senior manager, somos personas, no recursos, etc…) se debate en la actualidad la necesidad del uso de Twitter como herramienta de para comunicar y compartir contenidos, es decir, ser 2.0 o no serlo. Independientemente de la opinión de cada cual, lo cierto es que los hechos ocurridos hace unos días nos han demostrado algunos cambios importantes, sobre todo en lo que se refiere al liderazgo.

Siempre hemos entendido que el líder es alguien respetado, admirado y seguido por su equipo de colaboradores, construyendo las mejores condiciones para que su organización avance, dando siempre el ejemplo, y poniendo en práctica proyectos de principio a fin. En el caso de los liderazgos sociales (política, movimientos activistas) estamos acostumbrados a que sea una persona la que porte el mensaje y tenga una masa detrás que le siga en sus reivindicaciones y sus acciones.

En estos días hemos podido comprobar cómo la figura del líder personal se ha diluido en una suerte de microliderazgos en red. El uso de las redes sociales hace que, aunque haya una o varias personas que generen un mensaje y lo difundan, seamos todos en conjunto quienes ejerzamos un liderazgo en grupo, ya que las herramientas actuales nos permiten que la transmisión de la información sea instantánea y que el debate se genere también de inmediato.
Una de las más inmediatas consecuencias de una reivindicación social es la manifestación en la calle. Habitualmente se convoca a las personas para que protesten en la calle contra lo que consideran injusto, concentrándose durante unas cuentas horas con pancartas que identifican el motivo de la protesta. De este tipo de hechos, según sea más o menos relevante suelen dar buena cuenta los medios de comunicación.

Pero desde hace poco tiempo creo que el concepto de manifestación no tiene por qué incluir necesariamente salir a la calle. Aunque siempre seguirán existiendo convocatorias “tradicionales”, la figura de los microliderazgos ha puesto sobre la mesa una nueva forma de manifestarse, a lo que yo llamo “manifestación 2.0”. Si antes necesitábamos salir a la calle para ser escuchados, el facebook, twitter y otras redes han sustituido al asfalto; ya no hacen falta carteles, pancartas, megáfonos u otros utensilios. El uso de la red es tan universal que la prensa y televisión no son imprescindibles, porque Internet se ha convertido en el medio de comunicación más importante.

¿Nos hubiéramos imaginado hace unos pocos años la retransmisión vía twitter de la reunión de los bloggers con la Ministra de Cultura? Seguramente no. La inmediatez en la transmisión de datos nos hace a todos un poco líderes a la vez que masa de protesta. Somos capaces de ver en directo como los bloggers se reúnen con algunos altos cargos del Gobierno, y conocemos en tiempo real sus opiniones e impresiones. El universo 1.0 (radio, TV, y prensa tradicional) se queda atrás con respecto a la red.

Si los modos de comunicación cambian, la manera de manifestar las opiniones también lo hace. Estamos en la era de las manifestaciones 2.0. No nos veremos en la Puerta del Sol, ni en la Rambla de Canaletas, ni en ninguna otra parte. Ya no es necesario. Lo que sí veremos es el twitter ardiendo de noticias y compartiendo, debatiendo y discutiendo informaciones y opiniones.
Nos vemos en las redes.

Oliver Serrano León